Las claves de un OnBoarding efectivo: Momento, comunidad y aprendizaje

Un 25% de empleados abandonan el nuevo puesto de trabajo en los primeros 60 días, según algunos estudios.

Así que tan importante es el esfuerzo que las compañías destinan a la captación de talento, como estar seguras de que el Onboarding, el proceso de bienvenida al candidato/ta a la organización es exitoso.

 

El momento, la comunidad y el aprendizaje

Las tres claves del OnBoarding ideal son:

1-Momento

Es vital dar importancia a un inicio memorable. La amplitud de la acogida en la incorporación se basa en 3 fases:

Antes de la incorporación: Antes de la incorporación es fundamental dar a conocer el equipo y trabajar una formación interna formal (por ejemplo si es necesario uniforme) y una visita de inmersión (tour 360º).

Durante la incorporación: Facilitar recursos, una hoja de ruta, descripción de trabajos, etc. También hay que dar información como notificaciones y avisos para empleados y entablar contacto con el mentor o tutor.

Después de la incorporación: Es importante hacer una evaluación de la experiencia, continuar el acompañamiento (colectivos, itinerarios de formación, etc.).

2-Comunidad

La comunidad se basa en tres ejes: los rookies, los empleados y la organización. Hay que implicar a los empleados y hacerlos colaborar en el proceso para facilitar la gestión del conocimiento dentro de la compañía y conectar los empleados.

3-Aprendizaje

En esta fase la gestión de la información y la formación es clave. La organización tiene que disponer de información homogénea, una formación ágil y adaptada y un aprendizaje más amplio (formal, informal, síncrono, asíncrono, social…). El aprendizaje debe incluir: formar, colaborar y hacer. Para así aportar propuestas de valor como poner en contacto a personas, homogeneizar y personalizar el proceso, aportar valor al nuevo empleado y pensar en la experiencia que tendrá este nuevo trabajador.


La acogida tiene ser una experiencia memorable y útil. Convertirla en efectiva es la mejor manera de rentabilizar el proceso de captación y garantizar su éxito.

El incluir lo digital en la fase de On Boarfing homogeniza procesos, los transforma de tediosos en divertidos, los efectiviza y además permite incidir en la experiencia del empleado. Ayuda a que los empleados se transformen en embajadores de las compañías en las que trabajan.