La escuela de negocios Tolouse Business School publica en su revista este artículo de Iñaki Saltor, socio fundador de Saltor Connecting Talent, sobre soft skills:

Con la digitalización de las empresas, la globalización de los negocios y la aparición de nuevos modelos organizacionales, se podría decir que el proverbio ‘la única constante es el cambio’ es la frase que mejor define el mundo laboral actual.

En concordancia con la evolución de las profesiones “las habilidades más apreciadas hoy en día en un trabajador son la capacidad de adaptación al cambio y la flexibilidad, la predisposición a ambientes multiculturales y la creatividad”, apunta Iñaki Saltor, socio director de Saltor Talent, empresa de captación de talentos.

A medida que nos hemos ido alejando de la economía industrial, “las competencias necesarias para el mundo laboral se han vuelto mucho más complejas”, afirma Saltor. Por ejemplo, la capacidad de trabajar en equipo ya no solo implica tener un sentido bajo de competitividad y sentirse cómodo trabajando en grupo. Actualmente los equipos pueden ser mucho más complejos que hace unos años (con profesionales de varios países, por ejemplo) y, por lo tanto, la capacidad de trabajar en equipo ahora implica también la de planificación, organización y hasta el dominio de idiomas.

Pero ¿cómo se evalúan las competencias o soft skills de un profesional? El socio director de Saltor explica sus tres pasos para evaluar a candidatos: el primero es una entrevista con expertos; el segundo, las pruebas psicosométricas –estos dos sirven para predecir cómo reaccionaría el candidato a situaciones laborales en base a sus experiencias pasadas y a su propia visión de él mismo–; y la tercera son las referencias, para conseguir una evaluación 360º y “porque al final tú eres como te ven los demás”, comenta Saltor.

La evaluación 360º de las habilidades no ha de limitarse necesariamente a los procesos de selección. El director de Saltor dice que un buen ejercicio es realizar una autoevaluación y compararla con la evaluación que hacen los demás de ti, para contrastar tu visión de tus propias competencias.

Pero no hay que caer en el determinismo, ya que las soft skills se pueden trabajar y formar. Aunque algunas requerirán un mayor esfuerzo por nuestra parte al estar fuera de nuestra zona de confort, las competencias se pueden desarrollar desde el ámbito educativo. Iñaki Saltor, antiguo alumno de TBS, recuerda: “cuando estudiaba en la escuela de negocios desarrollábamos competencias que no se trabajaban en otras universidades; el ambiente era muy internacional, hacíamos presentaciones en público ¡y hasta teatro!”.

No obstante, más allá de las habilidades interpersonales, la clave del éxito profesional, según el director de Saltor, es conocerse a uno mismo. “Saber lo que quieres, cuáles son tus capacidades y ser dueño de tus decisiones” especifica Saltor. “Parece todo muy filosófico, pero realmente creo que es la base del éxito”.

Uso de cookies

Nuestra web utiliza cookies para facilitar y mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando por nuestra web, entendemos que aceptas el uso de nuestros cookies. Puedes ver nuestra política de privacidad aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies